lunes, 1 de marzo de 2010

THE STEEPWATER BAND & MARC FORD. Sala Acapulco. Gijón, 27 de febrero de 2010

Cuando las expectativas son demasiado altas cabe la posibilidad de que la palabra decepción asome por algún lugar al finalizar el acontecimiento. Y eso, bajo mi punto de vista, fue lo que sucedió este pasado sábado en la sala Acapulco. Las anteriores visitas de THE STEEPWATER BAND se habían saldado con antológicas victorias y entusiasmo generalizado por parte del público presente. Parecía como si una especie de comunión entre ambas partes llevase a la banda a un estado de gracia que les propulsaba mas allá de las canciones y de la música. Y eso era lo que esperábamos vivir todos en la tarde noche del sábado. Incluso más, ya que el añadido del gran Marc Ford al cartel no hacía más que aumentar la actividad de nuestras glándulas salivares. Pero finalmente, el supuesto aliciente extra fue lo que provocó que un buen show no se convirtiese en una velada memorable.


El trío de Chicago salió a matar con
"Road Block", la guitarra de Jeff humeaba literalmente y el público correspondió la entrega del grupo desde el primer minuto. La preciosa "World Keeps Moving On" provocó una ovación antológica. La verdad es que los 45 minutos que tocaron se hicieron cortisimos. Este sea quizá uno de los hándicaps de la gira. Justo cuando están entrando en calor se tienen que retirar para preparar el set con Marc. Y si después del descanso hubieran salido a destrozar el local a base de rock pues no creo que nadie de los presentes nos hubiésemos acordado de lo corto del primer set. Pero no fue así. He leído alguna crónica en la que se achacaba pasividad a STEEPWATER. Para mí, el tipo más pasivo de la noche fue el que debería haber sido el protagonista y por el que mucha gente pagó su entrada. Espero que la desgana que mostró en el escenario en todo momento sea fruto de una sola noche y no se convierta en la tónica general en sus shows. Muy poco que ver con la actitud y ganas que puso después cuando tras una divertida e improvisada cena decidieron subir todos al escenario de la sala Dom Pedro para regalarnos tres temas memorables. Aquel si que fue el Marc Ford que todos esperábamos ver pero que tan sólo unos pocos afortunados pudimos presenciar, muchos de ellos ignorando quienes era aquellos cuatro tipos que estaban incendiando la noche xixonesa. No sé qué pasará por la cabeza de este hombre, pero dudo mucho que olvide la primera vez que nuestras miradas coincidieron y nuestras manos se estrecharon. Miles de demonios personales. Eso fue lo que me transmitieron aquellos ojos tristes y cansados. Pero a medida que la noche fue transcurriendo aquella mirada se tornó más amable e incluso agradecida. Parece que ayer en Vigo se dejó algo más la piel en escena. Espero que la calidez del publico español le vaya dando ánimos para sacar adelante esta gira y cuando lo vuelva a ver el próximo sábado en Barna me haga estremecer una vez más con un "Cortez the Killer" a la altura de su leyenda. A muchos os encantó la interpretación del tema en Xixón, pero servidor tiene grabado a fuego la salvaje jam en Sestao y lo que ví la pasada noche no se acerca ni remotamente a lo que Marc puede dar con su guitarra. Y las caras de los miembros de STEEPWATER durante su set con él mostraban que Ford no estaba dando todo lo que tenía dentro. En fin, no todas las noches pueden ser mágicas pero por lo menos disfrutamos de buenos momentos. Agradecer desde aquí la presencia a nuestros ilustres visitantes, madrileños, vascos y pamplonicas, a la sala Acapulco, en especial a Arantxa por su labor de promoción y todas las facilidades que nos dieron para que el show se llevase a cabo, y a los chicos y acompañantes de THE STEEPWATER BAND. Saben que aquí tienen unos amigos de por vida.


6 comentarios:

Omar Little dijo...

Muy buena crónica. Estoy muy de acuerdo con lo que comentas. El primer set de Stepwater fue muy bueno, pero con Ford la cosa fue demasiado irregular

paulamule dijo...

Pues yo opino justo lo contrario. Vale que Marc Ford podía haber dado mucho más de sí pero su sola presencia llena mucho más que los Steepwater Band por muy bien que lo hagan, aunque para mí, como ya dije en mi crónica, estuvieron algo sosos.
Y respecto a lo del Dom Pedro... Me parecce de puta madre y es una suerte pero donde de verdad se debían haber soltado es en la sala Acapulco, donde todos habíamos pagado nuestra entrada y no tocando para un montón de gente que seguramente pasaban por allí y no sabían ni quiénes eran.
En fin, espero poder volver a verles en un futuro y quitarme este sabor agridulce.
Salud Borja.

KARLAM dijo...

Yo sí estoy de acuerdo con vosotros, no se si pasivo es la palabra pero para ser la primera vez que veo a Marc Ford me esperaba otra cosa. De acuerdo que tiene una calidad de la ostia, pero no todo es tocar bien por mucho carisma que se tenga. Ya no digo nada del sonido, pero mejorable también su propio set list o el reparto de tiempos para unos y otro.

Y lo del Dom Pedro... para un sábado que salgo y no voy... preferiría no haberlo sabido.

Un saludo!

The Promouters dijo...

Está claro que es muy difícil, por no decir imposible, que todo el mundo se sienta plenamente satisfecho con un concierto. Eso es inevitable. Porque de hecho, mucha gente se mostró totalmente encantada con el concierto, sin ir más lejos, los que los vieron en Bilbao y Madrid y acudieron el sábado a Gijón. Y luego las expectativas de cada uno son distintas, lo que es total y absolutamente respetable. Respecto lo del Dom Pedro, pues fue una cuestión que surgió y que facilísimamente pudo no haber sucedido. Y que no tiene nada que ver con el concierto. Así que no es justo, ni real, compararlo. Se comenta como detalle anecdótico, como algo sorpresivo, como lo fue, salvando las distancias, aquella lejana sesión de Slash con STORMY MONDAYS en San Mateo tras el concierto de Michael Jackson, y por la que estuve pegándome cabezazos en la cabeza durante meses.

LoRbAdA dijo...

Bueno, puede que todo fuera una mala noche y ya está. Supongo que el Sr. Ford tiene sus vicios y eso da lugar a problemas y a bajones. A ver si la cosa cambia.

Un saludo.

Jorge dijo...

Gran bolo, genial tu blog, enhorabuena!

Saludos